sábado, 20 de mayo de 2017

Poemas de ayer Niñanube



Fui una niña
de patio de piedras
y largos corredores.

De largas trenzas.
Que guardaba en cajones
amapolas sin abrir,
grillos y alguna rana.

De dibujos en paredes de cal.
Que contaba historias
a seres invisibles
que habitaban las vigas del techo.

Que tenía un gato
que cada dos por tres
se me escapaba.

Que amaba las tormentas
y los aguaceros.

Que creía en imposibles
y en mundos que existían
detrás de los espejos.

De collares de flores.
Que hacía equilibrios
al borde del estanque...

Fui una niñanube
que una tarde se perdió en el aire.



sábado, 13 de mayo de 2017

Teselas Mayo y tu


















                                                Pintura:   isaacdevispintor.blogspot.com.co
Noche de mayo. Cálida.
Profunda como abismo.
El silbo de unpájaronocturno.
Un blues. Tu recuerdo.

Me siento nube.

Y he decidido
pensar en voz baja
para no despertar la soledad.


                 *****

Y entonces, amor, nos encontramos.
y quise ser nube,
y acampar en tu cielo.

Y fuimos tu y yo, a todas horas.
En todo tiempo.
Tu y yo
en un campo de flores y ortigas.

Tu y yo
en el eterno milagro de un beso.


               *****

Los poemas -decías-
son palabras al viento.
que llevan
el mensaje de las arboledas,
y un frenesí de alondras
en la brisa.

Pero también,
un dolor que se agazapa.
Un niño que llora desamparo...

Y unas manos vacías.

domingo, 7 de mayo de 2017

Ellos



El tímido.
El solitario y triste.
El que me miraba
siempredelejos.

El que me envíaba
notas en clase.
El adulador.
El tan bien vestido.
El que me comparaba
con elaguaylasflores.

El que tocaba el saxo,
en la vereda.

El que se fue a la mar.
El que me rescataba
entre la gente
cuando sonaba un tango...

El que me protegía.
El tan experto en filosofía,
Ese que se creyó
que era mi dueño.

Aquel de ojitos dulces
que tanto me gustaba.
El del primer amor,
con olor a tabaco

y aquel que nunca fue
y yo  añoraba... tanto.

domingo, 30 de abril de 2017

Poemas de ayer : Indiecita guaraní













Koembiyú era liviana,
diminuta.
Su piel color cacao
y sabor sutildulce de la yuca.

Su voz tenía
el sonido andino de la quena.
Era maiz dorada,
muñequita de lana teñída.

No conocía el mar.

Me enseñó en guaraní
unas cuantas palabras:
Amiga. Río.
Árbol.
Estrella. Nube.
Pájaro...
que laten cada día en mi recuerdo.

Como  tantos niños guaraniés,
estaba condenada
inexorablemente,
al destierro de estemundoroto.

Se la llevó una estrella.

martes, 25 de abril de 2017

Acuarela de abril


















Estalla abril.
Abren los tulipanes sus pétalos
de colores eléctricos,
agresivos.
Mariposas,
dudan su trayectoría,
suspendidas, como coposdeluz.

Indolente la brisa.

Aroma a tierra madre.
A tierra limpia.

A millares,
el diminuto silbo de los pájaros.
-Las hojas de los sauces
se volvieron gorriones atrevidos-

Estallan las sonrísas.
-a propósito:
Se me había olvidado
como ríe el azul de tus ojos,
a pleno sol de abril-

Aquí se abre una rosa,
mas allá, el orodeunclavel...

Anochece.
Tiene cerco la luna,
mañana, tal vez,  vaya a llover.

lunes, 17 de abril de 2017

Poemas de ayer Río herido














Hay un río tan triste,
que fluye en el silencio
hundido en la pintura del paisaje.

Un río que siente
verguenza de ser río.
Que oculta su pena
en los matorrales,
y no se atreve a reflejar estrellas.

Un río que jamás quiso ser tumba.

Que está herido de ruido de motores
y olor a gasolina.
De sangre oscura
de cuerpos mutilados.

Alguna vez fue alegre.

Ahora ya no quiere
que reciten su nombre
ni lo pinten de azul,
                   en los cuadernos,
los niños de la escuela...

Hay un río muy triste
en un país que amo,
que alguna vez fue alegre.

Que alguna vez, soñó por ser azul.

          ***(Despues de ver la película Llámame Francisco)

domingo, 9 de abril de 2017

Poema al desamor



Sabes?
Ya no voy a llorar.
Las sombras de mis ojos
solo son restos de melancolía.

He descubierto  que vivirsinti
es un bello amanecer
sin nubes.

Ya son olvido
aquellos fríos meses
de diciembre.
La ausencia de tu voz
en el teléfono.
Mi cuarto sin tu música
y sin ti.

Ya ni recuerdo
el sabordetupiel.

Ahora, soy alegre.
Me habita
un corazón de pájaro
y regresé a mi mundo
de flores y poemas.

Y cada día
deletreo en el aire
-de estrella a estrella-:

Lo siento, amor:  Ya no te quiero.